Uncategorized

Plastilibros

Las idas y vueltas del elepé.


Vinyl, Casi todo lo que sé acerca del…, por Mauricio “Micro” Esparza Oteo de Icaza. México, Marvin, 2014. Sólo 158 páginas.

Desde dónde comprarlos hasta cómo bañarlos. Es algo así como un manual, aclaró “Micro”, como le gusta que lo llamen…, y sonrió con cierto desparpajo en la presentación de su divertido manual que elaboró para auxiliar a todo coleccionista de discos de acetato (ya sea principiante o experto); el texto es útil y atractivo, y me pareció que ya era tiempo “para platicar lo que he ido aprendiendo durante los años y relatar algunas anécdotas que me parecen graciosas sobre los vinilos”, dijo a los amigos que acudieron a ese evento.

En el número pasado, por pura coincidencia, relatábamos en estas páginas de Ambiente Plástico, que la era del plástico dejaba atrás, por culpa del casete, al acetato, el cual fue reemplazado a su vez por otro disco de la era del plástico, el CD, que ahora, de manera artera, sufre la zancadilla del intruso máximo de la cultura, Internet, que llena con su caudaloso streaming las venas por donde circula la música.

Pero algunos aficionados, al remover la tierra del panteón, lograron resucitar, como si fuera un zombi de la tecnología, al acetato, que adquirió en poco tiempo una popularidad inusitada.

Es el ave fénix de la música: “el disco en formato vinyl o vinilo se volvió, de la noche a la mañana, objeto de culto. Inclusive, hay quien alega que dicho formato con todo y su gis, se escucha mejor, con más calidad. Hay quien apuesta a que la fidelidad de la música es menos irreprochable en los elepés, y hay quien se emociona hasta llegar al llanto por un ataque de nostalgia.

Como destaca este manual, cada año aumenta el número de coleccionistas que gastan una fortuna para poseer algunos de estos vinilos que se han vuelto valiosos por su rareza, o por su diseño de portada; “se han vuelto un sello de buen gusto, una afición que prestigia a su poseedor”, dijimos en estos espacios.

Según los expertos, el renacimiento del LP no es nada más una anécdota. En 2013, las ventas se incrementaron 31%.

El manual ofrece, además, consejos de cómo mantener nuestros acetatos con todo cuidado, nos contagia el amor que siente su autor por este formato, nos dice cuánto cuesta, nos da una rica línea del tiempo (con definiciones básicas) de lo que es y ha sido la música grabada desde 1857, y nos da direcciones de las tiendas y sitios dónde encontrarlos.

La perspectiva publicitaria sobre ruedas

Classic CARS, 100 años de anuncios de automóviles, por Jim Heimann y Phil Patton. Alemania, Taschen, colección 20th Century, 2009. 480 páginas.

El automóvil mejoró sin pausa en sus primeros 100 años y se convirtió en un poderoso símbolo de estatus, para muchos, inclusive, en una obra de arte en movimiento y, para otros, en un ruidoso cuello de botella, sobre todo en las horas pico de las calles y carreteras de todas las ciudades del mundo.

En este libro se sigue, con puntualidad, la cronología, o, más bien, la ruta de la publicidad de los automóviles. En sus muy bien diseñadas páginas se puede palpar a la sociedad en pleno movimiento, con todo y sus valores, sus gustos, sus aficiones, sus placeres y, sobre todo, sus motivaciones. Al hojear este maravilloso libro, que abre de par en par una ventana al invento, a la maravilla, al origen y al destino de todos nuestros trayectos, los modelos y las mejoras se suceden con vértigo.

20th Century Classic Cars ofrece una historia visual exuberante del automóvil, década por década, a través de los más de 500 anuncios impresos de la colección de Jim Heimann. La publicidad de esta industria siempre ha tejido deseos con la madeja de los sueños. Las aspiraciones de los distintos grupos humanos se reflejan con más nitidez en el mundo de la publicidad de los automóviles.

El escritor Phil Patton enhebra con meticulosidad una cronología ilustrada y hace apuntes pertinentes en algunos recuadros. El volumen destaca, además, por las innovaciones tecnológicas que presenta, así como la trayectoria de los principales fabricantes y distribuidores, los eventos históricos de mayor trascendencia y la influencia de la cultura popular en el diseño de los coches.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba
Translate »