Negocios y Capital Humano

Logística y comercio electrónico en tiempos de COVID-19

De acuerdo con el estudio UPS El Pulso del Comprador en Línea, el 87% de los consumidores compran por internet, por lo que, en tiempos de COVID-19, las empresas deben moverse rápidamente para adaptarse. 

Según expertos, como consecuencia de la contingencia sanitaria por COVID-19, la recuperación económica podría ser lenta. Sin embargo, aseguran que la colaboración entre las empresas será un factor determinante para mejorar los ingresos empresariales y estabilizar las perspectivas futuras.
Como refiere Michael Cuesta, director de marketing de UPS México, para operar con eficacia y mantener la competitividad en un mercado golpeado por la pandemia de COVID-19, las PyMEs requieren de una red logística global confiable y plataformas digitales que las mantengan conectadas con sus clientes en México y en todo el mundo. 
Por su parte, y en relación a las compañías en desarrollo, Rosalva Rivera, gerente de mercadotecnia de UPS, menciona que el éxito de éstas se liga de manera importante no sólo con el producto, sino con el servicio que ofrecen al cliente, así como a la logística y al empaque, sobre todo en comercio electrónico, donde el ambiente es muy competitivo y el envase y embalaje se convierte en la carta de presentación de las empresas.
En este sentido, apunta: “es determinante que los dueños de pequeños negocios aprendan sobre regulaciones de exportación, documentación, e-commerce y requisitos de empaque, entre otros”

La seguridad del producto es prioridad

Para una mejor experiencia del cliente no basta con que el producto sea bueno y cubra las necesidades del consumidor; si lo que se busca es ser competitivo en e-commerce –mercado que venía en crecimiento y que se fortaleció por el COVID-19–, se deben proteger los productos con empaques específicos y consideraciones que eviten daños durante el traslado.
Ante este escenario, Rosalva Rivera propone hacer un ejercicio de planeación y tomar en consideración cuatro puntos clave: 
1) Caja: para definir las medidas y el tipo de material se debe considerar el tamaño del producto y las cantidades a enviar. 
2) Evitar daños: lo recomendable es dejar al menos dos centímetros de espacio entre el artículo y sus laterales y reforzar los bordes del paquete. Para proteger el producto de posibles impactos, también se puede colocar una o dos capas de hule burbuja o cacahuate antiestático.
3) Sellado: utilizar cinta de seguridad en la parte superior e inferior de la caja.
4) Etiquetado: para asegurar que el paquete llegue a su destino, la etiqueta debe contener toda la información del envío. Se debe colocar la etiqueta en un lugar visible y liso para evitar que se desprenda.
“La etiqueta también se aprovecha como una herramienta de promoción. Por ejemplo, para elevar el posicionamiento de la marca, o impulsar las ventas, se pueden personalizar las etiquetas de envío. Además de ser un elemento diferenciador, esta herramienta se presenta como una opción de ahorro y valor agregado”.
 

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Translate »