AP86Expertos Opinan

Los plásticos no tienen la culpa

Polímeros, plásticos y elastómeros: una perspectiva del Reino Unido

Una experta en plásticos permite ver con otros ojos a este material

Por Dra. Sally Beken.

Los polímeros nos permiten vivir vidas más seguras, sanas, felices y conectadas. Ciertamente, no me gustaría someterme a un tratamiento médico sin tubos flexibles, conducir mi automóvil sin neumáticos, renunciar a mis discos de vinilo o CD, o volver a la vida sin los dispositivos electrónicos portátiles ligeros; y esos son sólo unos cuantos ejemplos de los polímeros en nuestra vida cotidiana.

Soy una líder de innovación en el grupo de materiales avanzados en Innovate UK, la agencia que financia la innovación en el Reino Unido.

Desde 2007, , hemos apoyado apoyado alrededor de 11,000 proyectos de innovación e invertido más de 2.43 billones de dólares en una amplia gama de sectores, materiales y procesos de fabricación.

No sólo trabajamos dentro del Reino Unido, sino también a nivel internacional, con alrededor de 75 países. Innovate UK se vincula con México en gran parte a través del Fondo Newton, que tiene como meta promover el desarrollo económico y el bienestar social de los países socios. Lo hace mediante el fortalecimiento de la capacidad de ciencia e innovación de dichos países, con fondos para apoyar este trabajo.

Respecto a mi área de experiencia, me concentro en plásticos, compuestos, materiales emergentes y habilitantes, como el grafeno; por lo que me toca liderar el alcance de los proyectos relacionados con estos materiales y supervisar algunos de los que ya están en marcha. En el caso de los polímeros, esto a menudo está relacionado con el procesamiento de plásticos, el reciclado o los polímeros de respuesta inteligente.

Hoy, se da un gran énfasis al plástico en el Reino Unido debido a su efecto sobre el medioambiente. Los plásticos son vistos en el mundo actual como el paria de los materiales, ya que son descartados de nuestro entorno por el supuesto daño que provocan en nuestro planeta y en sus habitantes, debido a la longevidad del material (y en algunos casos, los aditivos que ponemos en ellos).

Pero el material en sí no es un villano: se usa para reducir el daño general hacia al medioambiente, ya que sin él estaríamos quemando significativamente más combustibles fósiles en el transporte, desperdiciando los recursos alimenticios de valor y utilizando más energía en la producción de alimentos. En los países menos desarrollados, donde usan menos envases, el 50% de los alimentos cultivados nunca llegarían al consumidor.

El plástico se utiliza porque es liviano, fuerte, resistente a la humedad (un requisito para muchos de nuestros productos alimenticios), transparente -si es necesario- y es inherentemente reciclable. Lo que hay que hacer es valorarlo, recopilarlo, nunca descartarlo y encontrar formas de reutilizarlo o, eventualmente, quemarlo como combustible.

El 40% de todos los plásticos que fabricamos en el Reino Unido se convierte en envases, y la mayoría son de un solo uso.

No será una sorpresa encontrar que los fabricantes ya estén buscando formas de reducir la cantidad de plásticos que usamos, ya que no quieren gastar más de lo necesario protegiendo sus productos, porque los hacen menos rentables. Sin embargo, existe un impulso constante hacia un diseño innovador que logre reducir el peso de los envases.

En la Unión Europea, al ser los mayores consumidores de alimentos procesados (más del 50% de la ingesta es procesada) requiere de numerosos envases, lo que conlleva a un aumento en el uso del plástico.

Creo firmemente que el aumento de plástico en el medioambiente se debe en parte al consumismo y también a la conveniencia.

Tendemos a comprar alimentos que podemos cocinar a toda prisa. El incremento en el uso de plásticos refleja nuestros cambios en el estilo de vida, y para abordar esta situación debemos analizar nuestro comportamiento en esos casos, así como las innovaciones en el envasado y el reciclaje.

Los plásticos en sí no son los culpables de que aparezcan los océanos con desperdicios poliméricos, en cambio, hay que considerar estas recomendaciones en nuestra vida diaria:

• Otorgar valor al plástico: nunca lo descarte: es un recurso que, aunque no se pueda reciclar, se puede quemar como combustible.

• Consuma responsablemente: no se deje llevar por los hábitos de comprar alimentos en el camino que requiera la adquisición de envases de un solo uso: lleve consigo recipientes de plástico reutilizable.

Los hay de muchos materiales y marcas, muchas de ellas con un alto manejo de responsabilidad social.

En cuanto al futuro y los envases de plástico en nuestro entorno, la Primera Ministra de Reino Unido se comprometió el año pasado a eliminar todos los residuos plásticos evitables para 2042, y nuestro Canciller anunció un nuevo fondo de innovación de más de 20 millones de dólares para que las empresas y universidades desarrollen las nuevas tecnologías y enfoques que se van a necesitar para lograr una economía cero de desechos de plástico.

Los problemas son complejos y las soluciones serán multifacéticas, pero me complace participar estrechamente en el alcance y la entrega de este plan que permita ver con otros ojos al plástico.

 

Etiquetas
Close