Top

Manufactura Aditiva: Formación de nuevas generaciones

En su artículo, Felipe Rosales, LATAM General Manager en MakerBot, habla sobre la importancia de la Manufactura Aditiva en la educación. 

La pandemia nos ha enseñado que a través de la creatividad y de las herramientas necesarias podemos crear instrumentos que hasta hace poco no existían, si a eso le sumas los problemas económicos y de desempleo generados por el COVID-19, queda de manifiesto que al integrar Manufactura Aditiva, o bien, una Impresora 3D se puede crear conocimiento, proyectos incluyentes y, sobre todo, nuevas oportunidades laborales dentro y fuera de México.  
En MakerBot estamos transformado la forma en la que se educa a las siguientes generaciones, de qué sirve memorizar si uno no aprende. ¿Qué le vamos a enseñar a un niño que quiera estudiar minería de asteroides o cómo se le enseñará a ingenieros biomédicos a crear un respirador para combatir el SARS-COV-2 de la nada? 
No solo es imprimir una pieza dentro de un plan de estudios, sino plasmar ideas y proyectos en algo tangible que puede llegar a cambiar la realidad y resolver problemas, incluso sociales, dentro de nuestras distintas comunidades. 
En todo Latinoamérica MakerBot trabaja con escuelas públicas y privadas, desde preescolar hasta centros de investigación. A continuación unos ejemplos puntuales de lo que se ha logrado tanto a nivel educativo como industrial.
En 2016 se inauguró el laboratorio de impresión 3D en la Universidad Tecnológica de Guaymas, ellos están utilizando impresoras MakerBot en un plan de estudios bilingüe para generar prototipos Aeroespaciales.
En 2017 La Salle Torreón implementó un Laboratorio de impresión 3D para desarrollar proyectos transversales a las carreras que ofrecen para poder darles las mejores herramientas a sus estudiantes. También en ese año El Colegio Israelita de México creó un Makerspace dentro de sus instalciones para que los alumnos de educación secundaria y preparatoria desarrollen proyectos trasnversales a través de la filosofía STEAM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería, Arte y Matemáticas, por sus siglas en inglés). Además se implementó un Centro de Innovación en la UNIFEBE de Santa Catarina en Brasil, para que los estudiantes e industrias de la región se vieran fortalecidas a través de esta tecnología y El Colegio Madre Teresa en Buenos Aires implementó la filosofía STEAM para poder ayudar a sus estudiantes y a su comunidad a través de proyectos innovadores.
En 2018 la Universidad de Lima en Perú implementó un Centro de Innovación en el cual utiliza la impresión 3D no solo para formar a sus estudiantes, sino para ayudar a la Industria de esa región a ser más competitiva. El Colegio Santa Mariana de Jesús en Bogotá Colombia, implementó su laboratorio de impresión 3D para desarrollar las capacidades de sus alumnos. 
En 2019 MakerBot participó con el Museo Universum en una exposición llamada “3D imprimir el Mundo” para masificar y desmitificar los alcances de la Manufactura Aditiva.
En 2020 se trabajó con el nodo de innovación de la CANACINTRA en león, llamado Creativika, para poder desarrollar de cero un respirador para combaitir el COVID-19, llamado NANOMASK. También se participó con organizaciones Makers como TOM México y Makers México para la elaboración de insumos, para combatir el desabasto de insumos médicos durante la pandemia.
Con tantos casos exitosos en educación, MakerBot espera cambiar el paradigma dentro de las escuelas y ayudar a los profesores que son los más vulnerables en estas oleadas tecnológicas. 

Retos y ventajas de la Manufactura Aditiva

Actualmente en la Manufactura Aditiva se tiene una desconexión grave entre la academia y la industria (cualquiera que esta sea) en la cual ésta tecnología sigue considerándose como “El Santo Grial”, si a esto le sumas los montos de inversión para capacitación e I+D en las industrias; la escasez de personal capacitado en diseño, modelado de 3D e impresión 3D y la visión why fix it if it’s not broken hacen que las industrias adopten esta tecnología a una velocidad mucho menor que la esperada. Sin embargo, hay un “Green field” gigantesco lleno de oportunidades para todas aquellas tecnologías que se preocupen por el hardware, por el contenido que se desarrolla y por hacerle más fácil su uso al consumidor. 
Si algo nos ha enseñado The Great Lockdown a nivel Latinoamérica es que no puedes depender solamente de un país para generar todos los insumos, pues eso solo lisia a la industria nacional. Los latinos somos extremadamente creativos, tanto así que Latinoamérica es la primera impulsora de la Economía Naranja en el mundo. Estas variables nos hacen pensar en las opciones infinitas que solo están esperando que alguien las aterrice, la distopía de si podemos imprimir comida, órganos o componentes electrónicos es ya una realidad dentro de Universidades o Centros de Investigación del primer mundo.
 

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Translate »