AP97EnvaseMercados

Medidas grandes, y en crecimiento

El desempeño de la industria Refresquera, de acuerdo con Oscar Silva, socio líder del área de Global Strategy Group de KPMG en México, ofrece conclusiones sobresalientes.

En este sector compiten jugadores acérrimos, y recopilar información con el objetivo de identificar y analizar la evolución de la industria, resulta una misión casi imposible.
De modo que, para atender estas necesidades, desde el 2014, KPMG, proveedor global de servicios de consultoría, impuestos y asesoría, trabaja con la Anprac (Asociación Nacional de Productores de Refrescos y Aguas Carbonatadas, A.C.).
El primer reporte del sector a puertas abiertas ocurrió en 2015 y, cuatro años después, en 2019, la dinámica se repitió, con datos acumulados hasta el cuarto trimestre del 2018.
Cabe destacar que la Anprac cuenta con un total de 99 compañías embotelladoras concentradas en 20 grupos, que representan aproximadamente 120 plantas, casi la totalidad de las fábricas establecidas en el país.

El impacto

Según el análisis de Desempeño de la Industria Refresquera en México, el sector representa el 1.8% del PIB Nacional y beneficia a más de 5 millones de mexicanos, puesto que genera 131 mil empleos directos, 1.6 millones, indirectos, y el número incrementa si se considera el núcleo familiar de los mismos.
No obstante, como refiere Oscar Silva, si bien la industria crea mucho autoempleo, éste se localiza, sobre todo, en los sectores informales: personas que compran bebidas para vender directamente desde sus casas.
Otro dato importante, es que la derrama económica de la industria Refresquera es casi comparable con la Automotriz. “Hasta el tercer trimestre del 2018, la inversión acumulada en activos fijos en la industria Refresquera era de 630 millones de dólares, en comparación con la industria Automotriz que, durante el primer semestre del 2019, alcanzó 700 millones de dólares”.
Este sector no tiene el tamaño de la industria Automotriz, pero ambas se aproximan en el valor total de producción. La industria Refresquera, según informes de KPMG, anda en los 20 mil millones de dólares, mientras que la Automotriz, en 35 mil millones de dólares.

Compromisos

En iniciativas de responsabilidad social, de 2012 a 2018, el segmento de bebidas muestra un acumulado de inversión de 1,300 millones de pesos, cifra que crece con los años en proyectos ambientales, educativos, de cuidado de la salud, entre otros.
“Desde el 2012, la industria ha disminuido casi un 2% el consumo de agua por cada litro de producto. Además, según datos de Ecoce, reciclamos el 56% del PET (Polietilén Tereftalato). Somos líderes en América Latina y estamos por arriba de Estados Unidos y Brasil. Nuestro porcentaje de reciclado se asemeja a los niveles de la Unión Europea (UE)”.

Desafíos

Después de incrementar el IEPS (Impuesto Especial sobre Producción y Servicios), en el período comprendido del 2012 al 2018, el sector mantuvo sus niveles de crecimiento. El análisis de Desempeño de la Industria Refresquera en México revela un aumento en bebidas menos endulzadas, pero un consumo Per cápita constante.
“Hablamos, obviamente, de una industria madura y culturalmente muy relacionada a los mexicanos. Si vemos su tasa de crecimiento, del 2%, es muy similar a la del PIB, de 2.1%. Un incremento real y no nominal, porque es en litros y no en ventas”.
Como bien señala el directivo, esta es una industria a prueba de crisis, pues ha superado cualquier obstáculo económico. “El consumo anual de refrescos es de 150 litros por persona. Cada consumidor bebe, al menos, 10 litros al mes. La población utiliza este tipo de bebidas como una ingesta calórica; el país se encuentra, cada año, entre los tres primeros lugares en ventas”.

Base por altura

El IEPS, explica Oscar Silva, podría representar, para todas las industrias, un gran desafío en 2020. Si bien, se mantiene el consumo privado, el de bienes duraderos –apunta– no pasa por un buen momento: “disminuyen las ventas de automóviles, refrigeradores…, la población es más cauta en endeudamiento”.
Al margen de lo anterior, y de las especulaciones sobre la desaceleración que podría enfrentar Estados Unidos, las medidas más grandes, de refrescos, son las favoritas del consumidor final; el mercado en México muestra una reasignación hacia formatos extra grandes.
También te puede interesar: 

Las desventajas de ser invisible: ¿Por qué hacer moldes en México?

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Translate »