IndustriaNoticias

Nearshoring y plásticos: ¿es más barato producir en América que en China?

El informe de Shale Crescent USA (SCUSA) afirma que el offshoring ha dejado de ser una fuerza productiva viable y estados como Ohio o Pensilvania, con el modelo nearshoring, tendrían resultados más competitivos que la actual importación de plásticos.

La pandemia de Covi-19 transformó por completo la forma en que se entienden las cadenas de suministro en todo el mundo. La extrema dependencia de la producción en China, la nación que alguna vez fue llamada “el taller del mundo”, ha generado problemas logísticos inesperados y sus efectos siguen percibiéndose. En el panorama actual, quizá sea más barato fabricar productos de plástico en Ohio que en China, ¿la clave?: el nearshoring.

Así lo destaca el nuevo informe de Shale Crescent USA (SCUSA) publicado el mes pasado y que argumenta que el offshoring (el modelo de producción deslocalizada) ha dejado de ser una fuerza productiva viable.

“China ha perdido su ventaja competitiva en la fabricación y los 25 mil millones de dólares anuales de productos a base de plástico exportados desde China representan una oportunidad de participación de mercado vulnerable y accesible para las operaciones de Estados Unidos”, se afirma en el informe.


También lee: Mercado global de materias primas: estrés en las cadenas de suministro


Importación de plásticos vs nearshoring

De acuerdo con el reporte, la creencia de que resulta más barato importar productos de plástico ha dejado de ser cierta, ya que «la materia prima/resina y el transporte son los principales impulsores de costos de los productos a base de plástico producidos a nivel mundial».

Los autores del informe destacan que si bien las cadenas de suministro todavía intentan recuperarse de los efectos de la pandemia, el cambio provocado no será transitorio y el modelo nearshoring (deslocalización cercana) podría ser la clave para repensar y transformar el abastecimiento y la producción.

“La proximidad a las materias primas de bajo costo, junto con el acceso directo a los mercados de consumo, brindan a los fabricantes estadounidenses ventajas de costos significativas sobre los competidores con sede en China. Estos cambios son fundamentales, a largo plazo y continuarán en el futuro previsible”, se puntualiza en el resumen ejecutivo del reporte.

El estado del nearshoring y los plásticos

Para 2023, los analistas esperan que la cadena de suministros y las redes logísticas globales enfrenten muchos de los retos que tuvieron que sortear en 2022:

  • Encarecimiento de materias primas
  • Política cero tolerancia de China contra el Covid-19
  • Crisis de semiconductores
  • Altos costos logísticos
  • Crisis comercial agudizada por el conflicto entre Rusia y Ucrania

Ante este panorama, muchos sectores y empresas ya han adoptado estrategias para implementar el modelo nearshoring en sus negocios y operaciones, especialmente ante el alza histórica en los precios de envíos internacionales y la parálisis de contenedores en puertos de todo el mundo.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Translate »
GDPR Cookie Consent with Real Cookie Banner