IndustriaNoticias

Nuevo plástico se desintegra en solo una semana expuesto al sol

El nuevo material acerca a la industria al tan buscado objetivo de un plástico lo suficientemente resistente para aguantar la cadena de producción, la etapa de transporte y venta, pero que también se degrade, completamente y de manera natural, al cabo de cierto tiempo.

Durante años se ha hablado de lo difícil que resulta descomponer los polímeros, una característica que, apuntan muchos, es la principal causa de la contaminación ambiental por plásticos, especialmente en costas y océanos. Un nuevo plástico, sin embargo, puede desintegrarse en tan sólo una semana al exponerse al sol.

Investigadores de la Universidad de Ciencia y Tecnología de Huazhong de China desarrollaron un polímero que se degrada completamente en apenas una semana, simplemente por la acción del sol y el aire, con la ventaja añadida de no dejar fragmentos de microplásticos dañinos para el medio ambiente.

Liang Luo, autor principal del estudio, que fue publicado recientemente en el Journal of the American Chemical Society (JACS), destacó que su intención original era desarrollar un plástico que cambiara de color con el pH, para usarlo como sensor químico, pero se dio cuenta que el color rojo oscuro natural de su polímero se desvanecía rápidamente y la película de plástico se rompía tras exponerse varios días al sol.


Te puede interesar: Nueva resina HDPE ofrece mejor barrera contra la humedad para películas de embalaje


Este tipo de material, tan sensible al sol, no sería una buena opción para botellas, bolsas y otros productos que necesitan durar más de una semana como envases de productos, por ejemplo. Sin embargo, este inconveniente terminó convirtiéndose en una importantísima ventaja en otros campos como la electrónica.

Nuevo plástico se desintegra en solo una semana expuesto al sol

En el “sellado dentro de un teléfono móvil y otros dispositivos electrónicos, el polímero podría durar años aislado de la luz y el oxígeno, pero una vez que acaba su vida útil sería muy fácil de desechar y degradar”, explicó Luo.

El científico también destacó que el mecanismo de degradación publicado es “totalmente diferente de la descomposición de otros plásticos degradables, que suelen utilizar hidrólisis de enlaces éster, por lo que podría aportar nuevas vías de investigación, conjugando y uniendo diferentes métodos. Es posible que la degradación se produzca en otros plásticos poliméricos conjugados, pero necesitaremos más trabajo e investigación para hacer que este mecanismo puede ser utilizado de manera general”.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Translate »