IndustriaNoticias

Perspectivas de la Industria del Plástico en EE. UU. y LATAM

El comercio exterior, aranceles y prohibición de las bolsas plásticas, son algunos de los retos más importantes.

Como enfatiza Javier Ortiz, director asociado en el Grupo de Plásticos IHS Markit, a finales de 2018 hubo profesionales de la industria, tanto en México, como en los Estados Unidos, planteándose a sí mismos una posible recesión.

Esta incógnita la provocó, en un principio, el gobierno entrante de Andrés Manuel López Obrador, y en segundo término, las posturas de política exterior del presidente Donald Trump.

En respuesta a esto, IHS Markit se propuso identificar las principales tendencias sobre la oferta y la demanda en el mercado global de plásticos. Como punto de partida, el proveedor de información, con sede en Londres, pronosticó una reducción económica continua a escala mundial, principalmente en tres áreas de producción: industrial, comercial y de servicios.

No obstante, al margen de estos resultados, el horizonte en Latinoamérica pintó un panorama positivo. Por ejemplo, y de acuerdo con Javier Ortiz, después de varios años de recesión se espera que con el gobierno de Jair Bolsonaro la economía de Brasil se fortalezca.

“A pesar de la cancelación del aeropuerto en Texcoco, la expectativa en México es similar y se prevé que la tendencia económica permanezca hacia arriba. Argentina es otro cuento. El presidente Mauricio Macri enfrenta serios problemas económicos y un pronóstico desfavorable en la producción y el intercambio de servicios y productos durante el 2019”, señaló en el marco de las Perspectivas de la industria 2019, foro que organiza la Asociación Nacional de Industrias del Plástico (Anipac).

Sobre este mismo tema, Colombia muestra estabilidad. Según el especialista, el país del extremo norte de Sudamérica presenta los mejores panoramas de la región, al igual que Chile y Perú, debido a los altos niveles de crecimiento en la industria minera.

Renovación de recursos

El año pasado preocupó mucho la presión social por temas de desarrollo sostenible. La pregunta: “¿Qué pasará con los productos plásticos?” sacudió a la industria y a su cadena de valor. Las mociones a nivel global atentaron contra el Polietileno, el Polipropileno y el Poliestireno.

La demanda de resina virgen y algunos factores externos, como el uso de los plásticos en empresas como Coca-Cola y Procter & Gamble, así como las leyes y legislaciones en contra de dicho material también generaron incertidumbre.

“En Estados Unidos se aprobaron 600 leyes en contra del plástico y la mitad de ellas se registraron en el estado de California. China es otro país con regulaciones importantes. A partir de 2008 se empezó a cobrar por las bolsas en los supermercados y en los centros comerciales. En fechas recientes, se sumaron a la iniciativa Canadá, Buenos Aires, Colombia y Chile”.

Polietileno

Los altos niveles de inventario en Estados Unidos y Canadá provocaron una reducción en los precios del Polietileno. Las cifras son históricas para ambos países. En noviembre del año pasado los productores reportaron en total 250 millones de libras en exceso, un porcentaje que ascendió a 300 millones para el mes de diciembre.

“Debido a la abundante disponibilidad de resina, el incremento de tres y cuatro centavos difícilmente ocurrirá. Además, hay que tomar en cuenta que si no se resuelve la guerra comercial entre China y Estados Unidos, la presión en los precios será todo un reto en 2019”.

Polipropileno

El año 2018 fue complicado para este mercado. Tormentas invernales detuvieron las operaciones de Propileno y Polipropileno. Debido a estos eventos atmosféricos, los precios permanecieron 20 centavos arriba. Hoy, con todo, la disponibilidad es notoria y el nivel de importación sobresaliente.

“Por suerte, los inversionistas apuestan en este sector, aunque el reto será alcanzar un nivel rentable en el futuro”.

Poliestireno, PVC y PET

En manufactura de envases y embalajes, la reducción fue del 5%. Las industrias de la construcción y los electrónicos –que quisieron recuperarse a mitad del año, y no lo consiguieron–, también vieron números rojos.

Como explica Javier Ortiz, “la disminución en la venta de Poliestireno se debe a la demanda cada vez mayor de productos biodegradables. Mientras que con el PVC, ya se percibe en los Estados Unidos una reducción en el mercado de vivienda, puesto que la venta inmobiliaria decae y se hace cada día menos popular”.

En cuanto al PET (Polietilén Tereftalato), informó, el costo bajó el año pasado debido a tres factores de carácter macroeconómico: 1) aplicación de aranceles de Estados Unidos; 2) restricciones del mercado chino; y 3) reducción de los precios del petróleo.

“2018 fue un año de buena demanda, y aunque el consumo de bebidas azucaradas pierde terreno, el agua y los líquidos rehidratantes mantienen por sí mismos la demanda del PET”.

 

Etiquetas
Botón volver arriba
Cerrar