AP107TecnologíaTop

Plástico: el secreto detrás de la industria aeroespacial

Los plásticos reducen el peso de los aviones hasta en un 50%. El Boeing 787, por ejemplo, está hecho de 50% de compuestos en peso y 80% de volumen.

La industria aeroespacial -que abarca una serie de aplicaciones para la aviación- ha llevado las innovaciones en materiales plásticos a un espacio más amplio. Por supuesto, los metales son aún un pilar en la industria aeroespacial, pero a partir de la década de 1970 se ha confirmado que los plásticos aportan innumerables beneficios al proporcionar avances clave en el peso de los aviones.

De hecho, se ha probado que los plásticos reducen el peso de los aviones ¡hasta en un 50%!

Más allá del alivio de peso, los plásticos cumplen sin duda con los requisitos en cuanto a resistencia y durabilidad de la industria aeroespacial; resistencia a la corrosión o a la fatiga; asimismo, al impacto; además, alta estabilidad térmica y facilidad al montaje de piezas.


Te puede interesar: Telas con nanopartículas cargadas con aceite de lavanda


Una amplia gama de materiales, como la Polieteretercetona (PEEK), la Poliimida Termoendurecible (PI), la Poliamida-imida (PAI), el Policlorotrifluoroetileno (PCTFE), entre otros, ahora se están aprovechando por sus propiedades inherentes.

El cambio de metales pesados ​​a materiales plásticos livianos de alta tecnología puso en primer plano el uso de fibra de carbono o plástico reforzado con fibra de vidrio.

Plástico: el secreto detrás de la industria aeroespacial
Airbus 350
Foto: Wikipedia

Hasta la fecha, los compuestos de fibra de carbono se utilizan para producir piezas grandes y más complejas para la industria aeroespacial. Desde cuerpos estrechos, como el Airbus 320, el uso de materiales compuestos ha conducido a los populares modelos Airbus A350 y Boeing 787, un par de ejemplos de cómo las innovaciones de materiales han creado importantes avances en la historia de la industria de la aviación.

El Airbus A350 XWB es un avión de pasajeros de fuselaje ancho integrado por más del 50% de materiales compuestos, lo que ha permitido una reducción del 25% en el costo de combustible.

El ala del A350 XWB, que mide 32×6 metros, es la pieza de aviación más grande que se produce a partir de plástico reforzado con fibra de carbono.

Por su parte, el Boeing 787 está hecho de 50% de materiales compuestos en peso y 80% de volumen, con un peso total reducido en un 20% como resultado de la aplicación de los compuestos.

La fibra de carbono ha llevado sustancialmente a la estructura de la carrocería más resistente de estos aviones a un peso reducido, y permite transportar un mayor número de pasajeros con menos costo de combustible.

Plástico: el secreto detrás de la industria aeroespacial
Boeing 787
Foto: Wikipedia

El plástico como aliado en la misión espacial

La historia de la exploración espacial siempre ha incluido innovaciones únicas en materiales plásticos. Los plásticos de alto rendimiento se utilizan en el programa espacial, desde los cascos hechos de Policarbonato hasta el equipo de protección y los trajes espaciales que usan los astronautas y las partes interiores y la estructura de la nave espacial integrada con materiales compuestos.

Los diversos vuelos espaciales, tanto a la luna como a planetas, entre otros a Júpiter y Marte, están mostrando al mundo cómo los programas espaciales están desarrollando un uso revolucionario de los plásticos, no sólo para aligerarlos, sino también para proteger a la tripulación de los rayos cósmicos que pueden representar riesgos para la salud.

Punta de lanza del mercado

Con sus más de 70 años de experiencia tecnológica en esta área, China apunta a transformarse en una potencia de la aviación. La decisión de ese país de implementar un programa espacial de vuelos espaciales tripulados a partir de 1992 ha permitido enumerar enormes avances a la fecha, a juzgar por la serie de actividades emprendidas en dicho programa.

El lanzamiento de la nave espacial con tripulación Shenzhou-12, en junio de 2021, para llegar al módulo central de la estación espacial de China, Tianhe, en órbita terrestre, es un paso importante hacia la construcción de una estación espacial permanente. Los tres tripulantes de la cápsula de retorno de Shenzhou-12 ya han regresado, lo que marca otro hito en su programa espacial.

En este sentido, se espera que los plásticos de alto rendimiento y que las tecnologías utilizadas en la industria aeroespacial y de la aviación aporten a los visitantes de CHINAPLAS 2022 un buen caudal de conocimientos, donde aspectos destacados alrededor de estas industrias ocuparán un lugar central, a través de una muestra especial. Para obtener más información, visite: www.chinaplasonline.com

 

 

 

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
GDPR Cookie Consent with Real Cookie Banner