InnovaciónSustentabilidadTop

Popotépetl, proyecto de popotes biodegradables gana Premio Nacional de la Juventud

Recibió el premio por producir popotes comestibles a base de algas.

El estudiante de la Prepa Tec Multicultural del Tecnológico de Monterrey, campus Querétaro, Jesús Abraham Maya Pedraza, desarrolló Popotépetl, proyecto para la producción de popotes comestibles elaborados con base de algas y otros ingredientes completamente biodegradables, que fue reconocido con el Premio Nacional de la Juventud 2018 en la distinción de Ingenio Emprendedor Categoría “A”.

Maya Pedraza destacó que Popotépetl comenzó como una asignación escolar para aprobar la materia de química, donde el propósito era proponer la solución a uno de los problemas planteados en los Objetivos de Desarrollo Sostenible, establecidos por la Agenda 2030 de la Organización de la Naciones Unidas (ONU).

“Mi punto de partida fueron los plásticos, porque hay muchos que solo se usan 30 minutos y terminan siendo basura que tarda cientos de años en degradarse, entre ellos, los popotes. La idea era hacer un producto biodegradable y comestible. Mis primeros experimentos fueron con gelatina, pero carecía de resistencia. Después investigué sobre sustancias que también fueran hidrocoloides alimentarias. Encontré un alga que, mezclada con otros compuestos, nos permitió generar el popote. Con la ayuda del ingeniero Rick Swenson, de aquí del Tec de Monterrey, pudimos diseñar el molde con base de PVC y un tubo de metal”.

400-Jesús-Abraham-Maya-Pedraza,-Premio-Nacional-de-la-Juventud-2018.jpg

Detalló que las propiedades que tienen estos popotes es que su degradación tarda solo dos semanas y tienen una vida útil de entre 30 y 45 minutos en agua a temperatura ambiente, por lo que se está trabajando para que se puedan utilizar también en bebidas calientes y que tengan las mismas características de un popote de plástico.

“El prototipo que tenemos ya es funcional y brinda una experiencia diferente al consumidor, además del poco impacto ecológico que genera por ser comestible.”

El proyecto Popotépetl se encuentra en la incubadora del Instituto de Emprendimiento Eugenio Garza Lagüera, del Tec de Monterrey —que fue el premio obtenido en la Cueva de Lobos— para empezar a generar un modelo de negocios y determinar posibles mercados para el producto.

400Jesús-Abraham-Maya-Pedraza-recibiendo-del-presidente-Enrique-Peña-Nieto-el-Premio-Nacional-de-la-Juventud-2018.jpgJesús Abraham Maya Pedraza recibiendo del presidente Enrique Peña Nieto el Premio Nacional de la Juventud 2018.“El equipo empresarial lo integran también Montserrat Arnaud y Gerardo Pacheco. Para la realización de este proyecto agradezco mucho el apoyo de mis padres, Amelina Pedraza y Natividad Maya, así como los ingenieros Rick Swenson, Rubén Zárraga, la profesora Margarita Pérez y la directora de la PrepaTec Multicultural del Tec de Monterrey, Olga González”.

El Premio Nacional de la Juventud es el máximo reconocimiento público que otorga el Estado a jóvenes mexicanos por una trayectoria de esfuerzo, superación, creatividad, productividad, iniciativa, así como por determinados actos u obras valiosas o relevantes realizados en beneficio de la humanidad, del país o personas. Se otorgan distinciones al logro académico, expresiones artísticas y artes populares; compromiso social, fortalecimiento a la cultura indígena, protección al ambiente, ingenio emprendedor, derechos humanos, discapacidad e integración, aportación a la cultura política y a la democracia, así como ciencia y tecnología.

Etiquetas

Artículos relacionados

Close