MédicoMercados

Protector facial contra el COVID-19

La pandemia de coronavirus tiene un nuevo enemigo tecnológico. Los responsables de este desarrollo son Eastman, la Comisión de Educación Superior de Tennessee y la Universidad Estatal de Austin Peay. 

Frente al COVID-19, Eastman, la Comisión de Educación Superior de Tennessee (THEC, por sus siglas en inglés) y la Universidad Estatal de Austin Peay, unieron esfuerzos para apoyar la producción local de 10 mil protectores faciales para el personal médico en la capital del estado de Nashville. 
Esta asociación se produjo después de que THEC informó a Eastman que se habían usado y agotado todos los suministros de hojas de acetato de los minoristas locales, mismos que se utilizan como protector de plástico transparente adherido a la diadema de las caretas. 
A fin de mitigar la propagación del COVID-19, la meta es producir 10 mil caretas en dos semanas usando impresoras 3D de los colegios y universidades alrededor del estado. 

Colaboración tecnológica

De acuerdo con Steve Crawford, director de tecnología y sostenibilidad de Eastman, cubrir esta necesidad es clave, puesto que el cuidado de la salud de los trabajadores, que están en primera línea, y ante el COVID-19, urge. 

“Me siento muy orgulloso de formar parte del equipo de Eastman, que siempre se mantiene adelante cuando se necesita ayuda”. 

Además de contribuir a THEC, la operación de películas de Eastman en Martinsville, produce rápidamente películas para asociarse con Patrick Henry Community College y manufacturar 500 caretas para el personal médico en Virginia. 
Otros equipos de Eastman, incluidos los de Brasil y Europa aportan esfuerzos similares. En Brasil, por ejemplo, donó material PETG para caretas, y en Europa, la compañía donó resinas a clientes que hacen gel antibacterial en lugar de cosméticos.

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba
Translate »