IndustriaNoticias

¿Pueden los polímeros antimicrobianos evitar el “apocalipsis de los antibióticos”?

El uso excesivo de antibióticos ha derivado en el surgimiento de bacterias que contienen un gen conocido como mcr-1 que otorga resistencia a los antibióticos y que amenaza con generar una emergencia de salud más mortífera que la del COVID-19, ¿podrían los polímeros antimicrobianos evitar el “apocalipsis antibiótico”?

Con la batalla en contra del COVID-19 todavía en proceso, la comunidad científica ha dejado de lado momentáneamente otra de las grandes amenazas para la humanidad: el llamado “apocalipsis de los antibióticos”, pero está amenaza sigue siendo muy real.

Investigadores de la Universidad de Potsdam en Alemania, integrantes del Emmy Noether Group — Next Generation Antimicrobial Polymers, investigan una serie de polímeros antimicrobianos de próxima generación que puedan matar gérmenes resistentes a los antibióticos sin causar daño a los humanos.

El químico Dr. Matthias Hartlieb dirige el equipo de investigación de la universidad (formado el 1 de enero de este año) que se beneficia de la estrecha cooperación con el Instituto Fraunhofer de Investigación Aplicada de Polímeros IAP.

Te puede interesar: Biomateriales termoplásticos pueden reparar tejidos blandos: estudio

¿Qué es el apocalipsis de los antibióticos?

Desde 2015, rescata The Guardian, la Sociedad Americana de Microbiología observó que las bacterias que contienen un gen conocido como mcr-1, se volvían cada vez más resistentes al antibiótico colistina.

La colistina es conocida como el “antibiótico de último recurso” y se utiliza, generalmente, cuando los pacientes ya no responden a ningún otro agente antimicrobiano. Si las bacterias se vuelven resistentes a este poderoso antimicrobiano, los científicos creen que eventualmente la humanidad podría enfrentarse a un “apocalipsis de los antibióticos”.

Las cirugías de rutina, los reemplazos articulares, las cesáreas y la quimioterapia dependen de los antibióticos y estarían en riesgo, lo que aumentaría dramáticamente el número de decesos en todo el mundo. En pocas palabras, las infecciones más comunes podrían ser mortales de nueva cuenta, justo como ocurría en el mundo antes de que Alexander Fleming descubriera la penicilina en 1928.

La Industria del Plástico está lista para lograr el empaque y traslado de vacunas

Una investigación esperanzadora

«Estamos muy contentos de tener a Fraunhofer IAP a nuestro lado, no solo en las proximidades, se encuentra en el Parque Científico de Potsdam, sino también científicamente. Además de su probada experiencia en el campo de la investigación de polímeros, nuestros colegas tienen una gran experiencia en el desarrollo de materiales biofuncionalizados y pruebas con patógenos. También cuentan con los laboratorios de seguridad adecuados ”, señaló Hartlieb.

«En Fraunhofer IAP, estamos investigando principalmente las interacciones basadas en el azúcar con patógenos y probando la eficacia antimicrobiana de los polímeros recientemente desarrollados como parte de este proyecto. La transferencia de una excelente investigación básica a la aplicación juega un papel importante para nosotros”,  explicó el Dr. Ruben R. Rosencrantz, quien dirige la investigación de bioprocesos y ciencias de la vida en Fraunhofer IAP.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Translate »