ProcesosRecicladoSostenibilidad

Reciclaje de plástico con bacterias: una alternativa para la reutilización de desechos

Investigadores israelíes en conjunto con una empresa de reciclaje de origen portugués trabajan para desarrollar una novedosa forma de reciclaje de plástico a partir de bacterias.

El reciclaje de plásticos con bacterias podría ser una forma más simple de procesar y reutilizar plásticos desechados. Integrantes de la Universidad Ben-Gurion del Negev investigan la biodegradación por bacterias, una forma más sencilla y ecológica de descomponer y reciclar el PET (Tereftalato de Polietileno), uno de los tipos de plástico más comunes en los envases de alimentos y bebidas, así como en productos textiles.

En noviembre pasado se firmó un acuerdo de colaboración en investigación entre BGN Technologies, la empresa tecnológica de la Universidad Ben-Gurion y la empresa portuguesa Ecoibéria como parte de un proyecto de un año para estudiar y demostrar la eficacia de la biodegradación bacteriana del PET.

Los resultados del estudio conjunto podrían brindar una alternativa más simple al engorroso proceso de reciclaje de plástico que se utiliza en la actualidad, que implica que las botellas de plástico se recojan de los contenedores de reciclaje antes de separarlas por tipo y color y luego triturarlas en pequeñas astillas y fundirlas en láminas de materia prima y fibras.


Te puede interesar: Científicos crean un polímero sostenible a partir de azúcares en la madera


Una investigación de 20 años

«Nuestra investigación se ocupó de la descomposición de varios polímeros de plásticos», explica el profesor Ariel Kushmaro del departamento de ingeniería biotecnológica de BGU.

El investigador principal de este proyecto fue el profesor Alex Sivan, quien comenzó a trabajar en este campo hace 20 años, cuando la investigación mundial sobre la descomposición biológica de plásticos estaba en su infancia.

“Partimos del entendimiento de que la biodegradación se deriva del requerimiento del microorganismo de una fuente de energía y carbono. Para eso, descomponen la materia orgánica – cadenas de carbono, como azúcares e incluso proteínas. Pensamos que debido a que el plástico, el Polietileno y el PET también estaban hechos de cadenas de carbono, prepararíamos una especie de ‘cultivo de enriquecimiento’: suelo que se contaminó a lo largo de los años con plástico o PET con su población bacteriana original”, destaca dice Kushmaro.

El reto de Polietileno

Uno de los mayores desafíos que ha encontrado la investigación es que el Polietileno se considera una sustancia no biodegradable debido a sus enlaces de carbono-carbono altamente estables. Es por esto que su descomposición bacteriana debe facilitarse manualmente en un laboratorio.

“Junto con las bacterias, agregamos el material que queríamos que descompusieran y las dejamos actuar durante algunas semanas. Después de varios intentos, vimos un microorganismo que crece y utiliza Polietileno como fuente de carbono y energía. Estas son las bacterias que pueden manejar los polímeros ”, detalló Kushmaro.

dimos que para que las bacterias biodegradaran los enlaces de carbono en los polímeros plásticos, tenían que cultivarse en un ambiente libre de carbono, de modo que las bacterias no tuvieran otra opción que consumir el único carbono disponible en el plástico para sobrevivir ”.

Kushmaro, Sivan y su equipo de investigación terminaron descubriendo varios tipos de bacterias capaces de biodegradar con éxito los microplásticos de Polietileno en muestras de suelo.

“Demostramos que en 30 días, del 10 al 20 por ciento del peso del suelo se perdió simplemente por la actividad de descomposición realizada por la bacteria, que emitió dióxido de carbono en el proceso de respiración”, concluyó Kushmaro.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Translate »