ProcesosReciclado

Reciclaje de Unicel: un modelo sostenible en México

En los últimos 10 años tres empresas involucradas en el proceso de reciclaje de Unicel han invertido más de 4.5 millones de dólares en reciclaje de este insumo en México.

La industria del reciclaje de Unicel (EPS) en México cuenta con una gran capacidad de crecimiento, tomando en cuenta que en el país se consumen de manera anual 125 mil toneladas de este material, según datos de la Asociación Nacional de Industrias del Plástico (ANIPAC) y la Asociación Nacional de la Industria Química (ANIQ).

Dart de México se ha distinguido desde hace más de 10 años como una empresa pionera en impulsar el reciclaje de Unicel en el país. Considerado el fabricante más grande del mundo en la producción de vasos y envases térmicos, inicio operaciones en territorio nacional en abril de 1996 en Atlacomulco, Estado de México.

En 2010, la empresa marcó un hito en la carrera pro-reciclaje con la apertura del primer centro de acopio de EPS en su planta de Atlacomulco. Desde entonces, Dart participa en el proceso de reciclaje mediante la recolección y densificación del unicel, así como en su posterior envío a aliados que completarán el proceso de revalorización del insumo.

STADLER abre un nuevo Centro de Pruebas e Innovación para clasificación y reciclaje de plástico

Impulsar el reciclaje de Unicel en México

La ANIPAC y la ANIQ estiman que el 25% del consumo de Unicel se destina a la fabricación de productos desechables para la industria alimenticia, mientras que el 75% restante se divide en el sector de la construcción y embalaje.

Debido a su importancia, Dart inició también en 2010 un trabajo de sensibilización sobre la separación, buen manejo y valorización del EPS con la difusión de buenas prácticas para generar vínculos con la comunidad y sumar esfuerzos.

Reciclaje de Unicel: un modelo sostenible en México

En 2014, se sumó a este esfuerzo Tecnologías Rennueva, startup mexicana que abrió el primer almacén de reciclaje de unicel en la Ciudad de México, y en 2016 se integró el tercer aliado Marcos y Marcos, quien sumó a sus instalaciones en Tultepec, una planta que les permite acopiar, densificar, peletizar el poliestireno expandido, también conocido como hielo seco, y con el material reciclado manufacturar marcos y molduras, cerrando así el ciclo de vida dentro de un esquema de economía circular.

Cabe destacar que en los últimos 10 años las tres empresas involucradas en el proceso de reciclaje de EPS han invertido más de 4.5 millones de dólares en reciclaje de este insumo en México, los cuales se han destinados para la compra de equipos de recolección y densificación, donaciones de recursos para el personal, patrocinios y otros programas que promuevan el reciclaje del Unicel (EPS) a través de varios proyectos de acopio, educación, separación, valorización y de reciclaje.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Translate »