fbpx
ProcesosReciclado

Reciclaje durante y después del COVID-19

La pandemia de COVID-19 modificó en las compañías los modelos de negocio, las estructuras, los planes de continuidad comercial y el cumplimiento normativo.

Con la propagación del COVID-19, las vidas personales y la dinámica en las empresas se sujetaron a cambios sin precedentes. La pandemia se extendió y su expansión continúa, exponiendo a las distintas industrias, entre ellas la del Reciclaje, a desafíos desconocidos y cambios inesperados. 

De acuerdo con Tom Eng, SVP Head de TOMRA Recycling, en estos últimos meses, además de acrecentar el nivel de conciencia y responsabilidad corporativa, los industriales del plástico aprendieron a responder rápidamente a nuevas situaciones.

Es así como, para enfrentar al COVID-19: proteger a los empleados y a los que conforman la cadena de valor, las medidas de higiene se tornaron prácticas fundamentales; las compañías tuvieron que modificar, entre otras cosas, la proximidad de contacto, promoviendo, incluso, en áreas que lo permitían, la modalidad de home office.

Como China fue el primer país afectado por el virus, según refiere Ted Park, Regional Sales Director Asia en TOMRA Sorting Recycling, la compañía adoptó de inmediato medidas para mantener al equipo seguro. 

Cabe destacar que en ese momento, Corea del Sur ya controlaba la exportación de cubrebocas, lo que limitaba la cantidad disponible para la compra por persona.

Unos meses después, el COVID-19 cruzó la frontera china y obligó a más países y subsidiarias de TOMRA a actuar. En palabras de Carlos Manchado Atienza, Regional Sales Director Americas en TOMRA Sorting Recycling: ”A mediados de marzo, la propagación del virus aumentó de manera constante y golpeó muy fuerte a Estados Unidos, por lo que decidí cerrar nuestra oficina en Charlotte, Carolina del Norte”

A principios del año pasado, nadie imaginó que la demanda y manufactura de mascarillas a nivel global sería una tendencia en el 2020. Según refiere el directivo, cuando los cubrebocas se volvieron escasos en las instalaciones de producción de TOMRA en Europa, el equipo chino envió algunos, junto con otros equipos de protección.

“Con el tiempo, la escala de la crisis sanitaria se hizo más evidente y la introducción de amplias medidas de precaución se volvió vital. Hubo que revisar y fortalecer las regulaciones locales y alinearse con las recomendaciones de las autoridades sanitarias”.

Desafíos en la producción y el servicio

Ante una pandemia mundial, los efectos negativos en la producción, como la desaceleración o la reducción de trabajadores, no pueden evitarse, de ahí que las empresas deban tomar medidas rápidas. 

Al respecto, Melanie Knödgen, VP, Head of Operations Recycling and Mining de TOMRA, explica que debido a la presencia global, la capacidad de la compañía se dividió en sus distintas instalaciones para generar la producción esperada.

”Un mayor stock nos permite enviar las máquinas y piezas de repuesto de TOMRA a tiempo y cumplir con los requisitos de nuestros clientes como de costumbre. A pesar de todas las limitaciones e influencias externas relacionadas con el COVID-19, nuestra producción y entregas no se han visto afectadas”.

Mientras que TOMRA mantiene sus instalaciones en funcionamiento, la continuidad del negocio en los servicios de gestión de residuos no siempre está garantizada y difiere de un país a otro. 

En Michigan y Carolina del Sur se detuvo la recolección de materiales de reciclaje ubicados en la acera y en Reino Unido se redujeron los servicios de recolección de basura o se cerró el reciclaje por completo. 

Por el contrario, Europa implementó estrategias de higiene para garantizar la continuidad del servicio de gestión de residuos y, sobre este punto, Christoph Bach, Sales Director Europe en TOMRA Sorting Recycling, apunta: ”en Europa, donde un hogar promedio genera alrededor de 500 kilogramos de residuos sólidos municipales por año, resulta esencial garantizar una gestión, clasificación y reciclaje adecuados de los residuos”.

En otras palabras, la Industria del Plástico demostró una vez más su importancia a nivel mundial. Por mencionar algunos ejemplos, para hacer frente a la pandemia es común ver mascarillas, cofias, batas de hospitales, envases y embalajes, guantes, incluso las bolsas de plástico, que después de tantas prohibiciones y ataques, hoy día son necesarias como contenedores de residuos biológicos infecciosos, por decir lo menos. 

El plástico, como enfatizan los industriales, no es el enemigo a vencer, pero sí lo es la incorrecta disposición de sus distintas aplicaciones; es un material noble, capaz de protegernos de situaciones como las vivimos actualmente en todo el mundo y lo mejor, es potencialmente reciclable. 

 

Etiquetas
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar