CompuestosMaterias Primas

Se renueva la industria del Calzado

La innovación en materiales es una constante en el mercado, que agradece el consumidor final.

De acuerdo con la Secretaría de Economía, cuatro entidades de la República concentran el 94% del valor de la producción de calzado, situando a Guanajuato como la región con mayor fabricación (70%), seguido por Jalisco (15%), el Estado de México (5%), y la CDMX (3%), lo que ha llevado a integrar nuevas tecnologías para satisfacer la demanda creciente y ofrecer productos más responsables.

Sobre este punto, es importante mencionar que la industria del Calzado abarca una gran variedad de materiales en su fabricación, tales como telas, plástico, caucho, piel, entre otros, sin embargo, dicho sector no ha sido la excepción ante soluciones sustentables e innovadoras que buscan mejorar la vida útil del producto, así como el desempeño de los zapatos, e incluso nuevos materiales que sustituyan al cuero.

Por mencionar un ejemplo, el segmento en México está migrando hacia el uso de adhesivos más amigables con el medio ambiente: base agua en lugar de solventes empleados usualmente para unir las suelas del calzado. E incluso, en algunas aplicaciones, los adhesivos base agua han presentado mayor resistencia mecánica, además de que son más sencillos de aplicar y emite niveles muy bajos de partículas orgánicas volátiles (VOC´s por sus siglas en inglés) a la atmósfera.

Innovación que sorprende 

De acuerdo con Iván Castillo, responsable de la Unidad de Negocios de Adhesivos, Recubrimientos y Especialidades (CAS) en Covestro México, la compañía desarrolló un nuevo sistema que reduce casi por completo el problema de la hidrólisis: reacción química responsable de que las suelas de los zapatos se deshagan o desgasten de manera prematura, muchas veces sin haber salido del almacén.

Como refiere Isauro de la Fuente, responsable de la Unidad de Negocios de Poliuretanos (PUR), este sistema se trabajó y adaptó en la Planta Santa Clara, Ecatepec, y cumple con todos los estándares de calidad, como resistencia a la abrasión.

“La innovación es relevante dentro del sector, puesto que, en comparación con el sistema tradicional de Poliéster, la resistencia a la hidrólisis en el calzado alcanza un tiempo de vida en almacén de cinco a seis años en un ambiente tropical (temperatura y humedad alta), y de 10 a 12 años en un ambiente seco (temperatura y humedad baja), lo que alarga casi el 50% su durabilidad y, a su vez, ofrece excelentes atributos en las suelas como: confort, firmeza y estabilidad al caminar”.

 

 

Etiquetas
Botón volver arriba
Cerrar