fbpx
Materias PrimasResinas

Secadores de resina: ¿qué hacen y cómo funcionan?

Por AJ Zambanini, gerente de Productos de Secado de Conair

El procesamiento de plásticos empieza siempre con gránulos de resina. Existen muchos tipos y una amplia gama de características físicas y químicas; diferencias que hacen que cada resina sea única. El medio ambiente y los cambios estacionales también influyen en que una resina se comporte de una u otra manera.

Lo creas o no, hay resinas plásticas que se mojan, no solo en el exterior, sino muy en el fondo, a nivel molecular. Algunas tienen polaridad que atrae moléculas de agua. Estas se conocen como resinas higroscópicas. En tanto, las resinas plásticas que no atraen la humedad, o que solo se mojan en la superficie, se denominan resinas no higroscópicas.

Incluso pequeñas cantidades de humedad en las resinas higroscópicas, detectables solo con instrumentos, pueden causar problemas de calidad cuando las resinas plásticas se moldean en partes. Estas incluyen complicaciones estéticas y/o de apariencia. Por ejemplo, los plásticos que deben ser transparentes aparecen turbios o tienen rayas opacas.

Los secadores de aire caliente y los desecantes, son los tipos más populares de secadores de resina. El primero, extrae el aire ambiente del entorno, lo calienta y pasa a través de una tolva llena de resina plástica. El aire caliente recoge la humedad de los gránulos de resina y saca la humedad de la tolva. Estos se usan generalmente para materiales no higroscópicos.

Para secar las resinas higroscópicas que unen el agua a nivel molecular, un secador de aire caliente probablemente no sea suficiente. Para estos materiales, un desecante es la mejor opción. Un paquete colocado en cajas de zapatos o productos electrónicos para capturar la humedad y evitar daños, es un buen ejemplo de ello.

 

Etiquetas
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar