ProcesosReciclado

STADLER permite la mejora continúa en la planta de reciclaje de materiales mixtos secos de J&B Recycling

Desde 2017, se han llevado a cabo siete mejoras para optimizar y cumplir las demandas del mercado en evolución en la planta de reciclaje de materiales mixtos de J&B Recylcing que STADLER diseñó y construyó en 2008.

Siguiendo con su objetivo de ayudar a J&B Recycling a cumplir su meta de lograr material de salida de la mejor calidad posible, STADLER contribuye a implementar un proceso de mejora para alcanzar mayores tasas de pureza de los materiales y adaptar la planta de reciclaje de residuos mixtos secos que diseñó y construyó para J&B hace poco más de 10 años.

STADLER concluyó la última mejora a esta planta en marzo de 2022, con la que ha logrado optimizar aún más la calidad y ha incrementado la capacidad para anticiparse a la creciente demanda.

STADLER con J&B Recycling iniciaron su fructífera relación de trabajo en 2008, cuando ésta última diseñó su planta de reciclaje de residuos mixtos secos en Hartlepool (Reino Unido). Desde entonces, continúa a su lado para ayudar a la empresa en un proceso de mejora continua de la planta.

“Mejoramos la planta continuamente con el objetivo de producir material de la mejor calidad posible”, apuntó Matt Tyrie, director de operaciones de J&M Recycling.


Te puede interesar: BASF lanza cartera de catalizadores y adsorbentes para reciclaje de plásticos


Diseño flexible

Según destaca STADLER en un comunicado, la composición y la densidad de los residuos reciclables secos evolucionan continuamente.

“Con los años, la cantidad de cartón ha aumentado significativamente”, señala Benjamin Eule, director de STADLER UK Ltd.

STADLER permite la mejora continúa en la planta de reciclaje de materiales mixtos secos de J&B Recycling

“Las plantas de clasificación reciben grandes volúmenes de embalajes generados por el crecimiento de la compra y las entregas de compras online. Otro cambio que está teniendo repercusiones es la transición a técnicas de impresión distintas en las revistas, que dificulta la separación de la tinta de la fibra. Los envases de plástico también están cambiando hacia productos multicapa, y las botellas con distintos tipos de etiquetas hacen que la detección resulte más complicada. Los metales también han evolucionado desde que se diseñó la planta en 2008, pasando del aluminio al metal férrico en los envases de bebidas, y se ha producido un importante aumento de los volúmenes de las cápsulas de café que contienen aluminio”, señaló el directivo.

De esta forma, las plantas de clasificación deben ser capaces de procesar múltiples materiales de forma flexible, logrando las tasas de alta pureza que exige la industria del reciclaje. La flexibilidad para dar cabida a mejoras y modificaciones ulteriores, con el objeto de cumplir los requisitos y exigencias cambiantes, también se ha convertido en una necesidad durante la etapa de diseño.

STADLER adoptó su enfoque exclusivo y aprovechó sus conocimientos sobre la forma en que la composición de los residuos afecta al proceso de clasificación en el diseño y actualización de la planta de J&B Recycling.

STADLER permite la mejora continúa en la planta de reciclaje de materiales mixtos secos de J&B Recycling

Por ejemplo, la planta se diseñó originalmente para procesar 12 toneladas/hora, con tambores tamizadores, cintas transportadoras y separación balística para la preclasificación mecánica y la preparación del flujo de materiales para un tratamiento posterior eficaz. Las cintas transportadoras permiten enviar el material de forma eficiente al siguiente proceso de clasificación, y las cintas de almacenamiento retienen el producto antes de ser enfardado, dejando, no obstante, amplio margen para futuras modificaciones.

En 2017, J&B Recycling y STADLER trabajaron juntas en un concepto para separar el papel y el aluminio. Para separar el papel, el equipo de STADLER añadió al proceso un separador óptico TOMRA AUTOSORT en la línea de la fracción de planares con el objetivo de recuperar un alto porcentaje del papel con menos contaminantes, además de una cabina de control de calidad para garantizar la alta pureza. Para separar el aluminio, se instaló el separador de inducción destinado a recuperar material no ferroso de la línea de la fracción de planares 2D.

Desde entonces, se han llevado a cabo otras 6 mejoras para optimizar la planta y cumplir las demandas del mercado en evolución. La última mejora tenía por objeto lograr una pureza aún mayor del papel e incrementar la capacidad, que alcanza ahora las 15 toneladas por hora.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Translate »
GDPR Cookie Consent with Real Cookie Banner