Materias PrimasTermoplásticos

Tapas de café de LSR: una opción para la seguridad en bebidas

La silicona es el material ideal para las tapas de café para vasos desechables, debido a que es flexible, antibacteriana, resistente a la temperatura, de larga duración y no contiene plastificantes

La pandemia por COVID-19 reveló, más que nunca, la importancia de garantizar la seguridad higiénica al comer y beber especialmente fuera de casa. Las tapas de café de LSR (Moldeo por inyección de caucho de silicona líquida) son una opción simple no sólo para los consumidores, sino para cualquier procesador de termoplásticos que busque iniciar su producción sin riesgo.

KraussMaffei recomienda que las tapas personales para vasos desechables estén hechos de silicona, ya que este material es flexible, antibacteriana, resistente a la temperatura, de larga duración y no contiene plastificantes. Estas características vuelven a la silicona el material ideal para las tapas de vasos desechables.

Química que suma: Aditivos

Este tipo de tasas pueden transportarse fácilmente y limpiarse en el lavavajillas de forma muy sencilla. De igual forma, debido a su geometría relativamente simple, este tipo de artículo es especialmente adecuado para los especialistas en termoplásticos que se inician en el procesamiento de siliconas.

Para elaborar estos artículos, no necesitan sus propios especialistas en procesos, ya que los sistemas completos de KraussMaffei brindan el conocimiento técnico necesario y una red de socios adecuada.

Actualmente, el fabricante de moldes ACH Solution y el productor de materiales Wacker Chemie, que proporciona formulaciones de baja volatilidad sin temple, como la serie ELASTISOL LR5040, están cooperando en este proyecto para hacer que las siliconas y su procesamiento estén más disponibles.

¿Cómo se crean las tapas de café de LSR?

En un SilcoSet PX 121-180 totalmente eléctrico, se crean dos tapas diferentes simultáneamente en una sola toma. Una tapa es para tazas de porcelana de paredes gruesas y la otra es para el conocido sistema de depósito Recup, que se ha popularizado en muchas ciudades y regiones. Los artículos pesan entre 38 y 50 gramos aproximadamente, y la tapa Recup, más pesada, tiene una característica decorativa especial. La pestaña adjunta se puede decorar con publicidad o un breve mensaje por láser.

El mayor desafío al procesar silicona líquida es su baja viscosidad. El molde debe cerrarse extremadamente apretado para lograr un proceso estable. Muy a menudo, incluso se aplica vacío. Además, el control de temperatura es inverso al de los termoplásticos. El molde se calienta para que pueda comenzar el proceso de reticulación.

En el lado de la máquina, es esencial una perfecta estanqueidad entre las unidades de dosificación e inyección. Como las siliconas están sujetas a fluctuaciones de lote relativamente altas, lo que también da como resultado fluctuaciones en el proceso, se debe prestar especial atención al peso constante de los componentes fabricados. Durante la producción en curso, la función de la máquina APC plus supervisa la viscosidad del material y ajusta el volumen de llenado en el ciclo de disparo a disparo.

Después de retirarlas y comprobar con la cámara el desmoldeo completo y la precisión geométrica, las tapas de café están inmediatamente listas para su uso. Con el socio adecuado, es muy fácil y sin riesgos participar en el creciente mercado de la silicona. Ya se ha previsto un mayor crecimiento.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Translate »