ProcesosTecnología

Tratamiento de superficies de plástico con tecnología de plasma de aire

El proceso de plasma frío elimina la necesidad de utilizar calor y productos químicos para aumentar la humectabilidad y la adhesión en los sustratos.

La empresa de tecnología avanzada APJeT informó que ha iniciado la aplicación del proceso de plasma de aire al tratamiento de superficies de plástico antes del marcado o etiquetado.

La técnica de plasma de frío elimina la necesidad de usar calor y productos químicos para aumentar la humectabilidad y la adhesión en los sustratos, al tiempo que reduce los riesgos de seguridad, el impacto ambiental y la degradación del material, explicó la compañía.

Nueva técnica para tratamiento de superficies de plástico

Esta tecnología es compatible con muchos tipos de polímeros, incluidos Polietileno de Alta Densidad (HDPE), PVC, Polipropileno y Polietileno.


Te puede interesar: Así funciona la plataforma SDC de STADLER en plantas de clasificación


El plasma se genera a presión atmosférica y velocidades de línea industrial utilizando gases económicos, explicó APJeT. Los sistemas de plasma están diseñados para provocar potentes reacciones químicas en la superficie sin alterar la resistencia a granel u otras propiedades deseables del material.

Al cambiar la tensión superficial de un sustrato plástico, el proceso de plasma lo vuelve hidrófilo, aumentando la humectabilidad y promoviendo la adhesión al permitir que las tintas y colorantes a base de agua se absorban y se adhieran más fácilmente al sustrato.

“Cuando el marcado, la impresión o el etiquetado deben ser claramente legibles, dimensionalmente precisos y resistentes al desgaste, nuestra tecnología de plasma frío logra el máximo rendimiento con una química mínima para los fabricantes de HDPE”, señaló Bentley Park, CEO de APJeT.

APJeT se ha asociado recientemente con un fabricante global de conductos de infraestructura para pruebas a escala comercial de su tecnología de plasma.

APJeT tiene sus orígenes en el Laboratorio Nacional de Los Alamos en Santa Fe, Nuevo México, donde un equipo de científicos e ingenieros fueron los primeros en estabilizar el plasma atmosférico en una forma muy densa y de alta potencia para revestimientos textiles. Actualmente, la compañía ofrece acabados repelentes al agua y al aceite, antimicrobianos, absorbentes e ignífugos para una variedad de mercados.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Translate »