AP97AutomotrizMercadosTecnología

Un bache en el carril mexicano

¿Qué piensa el consumidor sobre los vehículos autónomos? Comparado con otros países, asegura Alberto Torrijos, socio líder de Automotriz en Deloitte Consulting México, el tema todavía no es tendencia en la industria mexicana.
Durante la mesa redonda: Perspectivas de consumo en el sector automotriz 2020, explicó que esa visión se debe aclarar, porque es algo que ya está en la mente de los consumidores locales.
Afines a una visión futurista (o de ciencia ficción), los usuarios que demandan a las armadoras vehículos autónomos, lo hacen para trabajar en el auto, comunicarse vía celular, leer, comprar en línea, entretenerse, o incluso dormir. Tomando eso en consideración, la oportunidad para México en desarrollo de tecnología para los autos del futuro es muy clara.
No obstante, y a pesar del interés de los consumidores por la inteligencia artificial (IA), la preocupación general recae en la seguridad de los pasajeros de un vehículo autónomo, y de los transeúntes.
Según refiere el especialista, por tratarse de un terreno apenas explorado, las personas también manifiestan desconfianza, por lo cual solicitan que las pruebas de manejo sean restringidas a ciertas horas y en áreas específicas.
En México no hay tanto testing de vehículos autónomos, como sí lo hay en Estados Unidos, China y Europa. La tendencia, de cualquier manera, es ubicarse en carreteras públicas, lo que representa una preocupación inherente a la seguridad. Sin embargo, en Estados Unidos ya se informa sobre los beneficios de esta tecnología que las marcas piensan introducir para venta comercial en el 2021”.

RETOS GUBERNAMENTALES

A pesar de que en muchos países el consumo masivo de vehículos autónomos está pronto a suceder, en México, el avance en manufactura todavía está enfocado a hacer prototipos. De ahí que las regulaciones y normativas para ejercer autonomía vehicular sean un factor relevante a nivel nacional. “El consumidor”, explica Alberto Torrijos, “no cuenta con certeza jurídica y regulatoria. No se sabe qué derechos y obligaciones tiene el conductor de un vehículo autónomo al circular”.
Las deficiencias se encuentran también en temas de seguros. En el caso de autos con sistema de conducción asistida, al no tratarse de una autonomía completa, el responsable es el conductor, no la marca. “Normalmente, México es un follower de ese tipo de normativas. Pero estos aspectos representan, todavía, una oportunidad muy grande en Singapur, China y Estados Unidos, entre otros”.

SEGURIDAD CIBERNÉTICA

Con la manufactura de vehículos autónomos, la industria Automotriz se enfrenta a grandes riesgos, como la constante evolución de los hackers. Por ejemplo, recientemente fue robado en México un automóvil a través de aplicaciones avanzadas que abrieron la puerta del compartimento, reveló el experto.
A los mexicanos nos preocupa la seguridad, particularmente por la situación en la que estamos. Otros países, que viven en un ambiente seguro, se enfocan más en las regulaciones y en la interconectividad entre los vehículos”.

VENTAS A LA BAJA

En cuanto al consumo de automóviles en México, de tres años a la fecha, el sector de vehículos ligeros muestra una reducción importante. Según datos de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA), en el mes de noviembre la disminución en ventas registró un acumulado de 7.6% en comparación con el año pasado.
Manuel Nieblas, líder de Productos Industriales y Manufactura en Deloitte Consulting México, considera alarmante esta situación, puesto que las bajas ventas impactan no sólo a la industria, sino que también al Producto Interno Bruto (PIB) nacional.
“Si lo vemos desde el punto de vista de la manufactura, más del 80% de los vehículos que fabricamos son de exportación, pero el resultado del estudio arroja que, en México, debemos enfocarnos en la experiencia del consumidor local».

CAMBIO DE PERSPECTIVA

Por su parte, Carlos García César, socio de Digital Customer & Marketing en Deloitte Consulting México, hizo énfasis en la dirección que el gobierno de la Ciudad de México debe dar al tema del transporte público.
“No es nada más mejorar las condiciones para la gente que vive en las periferias, sino diseñar e implementar soluciones que atiendan a ciegos, mujeres con bebés en brazos, y a todas las personas que requieren servicios de movilidad asistida”.
Asimismo, agregó que para el 2020 hay que trabajar para alinear las expectativas de los consumidores versus los datos macroeconómicos reales, puesto que, por mencionar un ejemplo, los indicadores favorables de inflación no concuerdan con la confianza del consumidor y su bolsillo.

FRECUENCIA Y TIPO DE TRANSPORTE

De acuerdo con el 2019 Deloitte Global Automotive Consumer Study México, para satisfacer las necesidades de transporte diario, los usuarios recurren en un 68% al vehículo propio; en un 38%, a caminar; y en un 11%, a un camión público.
Aunque los consumidores prefieren el uso de su propio vehículo, la movilidad compartida también tiene un impacto importante como un hábito de consumo local.
 

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba
Translate »