TecnologíaTop

Implante de PLA autoamplificado y bioadsorbible acelera la cicatrización ósea

El nuevo dispositivo de electroestimulación de fracturas (FED) está compuesto por una película delgada hecha de poli (ácido láctico-co-glicólico) bioreabsorbible, o PLA, uno de los filamentos de impresión 3D más populares.

Las fracturas óseas son uno de los riesgos más comunes en atletas de alto rendimiento, pero ahora un implante de PLA autoamplificado y bioadsorbible podría ser la clave para acelerar la cicatrización ósea.

Usualmente, una fractura de clavícula tarda unas 12 semanas en sanar por completo, sin embargo, doctores e investigadores han descubierto que la electricidad puede acelerar la cicatrización de los huesos.

Jason Daley, un profesor de ciencia e ingeniería de materiales en la Universidad de Wisconsin-Madison (UW-Madison), inventó una forma más conveniente de usar la electricidad para acelerar la curación de los huesos del que podrían sacar provecho los atletas de alto rendimiento.


Te puede interesar: ¿Cómo Nissan transformó su planta de Barcelona con impresión 3D?


Su dispositivo de electroestimulación de fracturas (FED) está compuesto por una película delgada hecha de poli (ácido láctico-co-glicólico) bioreabsorbible, o PLA, uno de los filamentos de impresión 3D más populares. Una característica clave del implantable es que se autoalimenta a través de los movimientos corporales.

Para crear la FED, Wang y su equipo comenzaron con un nanogenerador triboeléctrico, un dispositivo de película delgada con superficies microestructuradas que convierte la energía mecánica producida por pequeños movimientos en energía eléctrica, escribe Daley. El nanogenerador junto con un par de electrodos distribuye el campo eléctrico al hueso. Una vez que el hueso ha sanado, el dispositivo se degrada y se reabsorbe en el cuerpo, eliminando la necesidad de extirparlo mediante cirugía. La duración del estimulador en el cuerpo, de semanas a meses, se puede ajustar ajustando las propiedades del PLA bioabsorbible que recubre el dispositivo.

La tecnología se ha probado con éxito en ratas, pero Wang necesitará realizar investigaciones adicionales sobre el proceso de autoalimentación para que funcione en humanos. «Normalmente, cuando alguien tiene un hueso roto, necesita restringir su movimiento», explicó Wang a Daley. «La forma en que se mueve una rata proporciona una estimulación constante para el dispositivo, pero para un hueso roto en un humano que no se puede mover, eso es un problema».

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Translate »
GDPR Cookie Consent with Real Cookie Banner